martes, 6 de abril de 2010

INTESTINO GRUESO

El intestino grueso es la porción terminal del tubo digestivo y se divide en cuatro partes principales. En general, sus funciones son completar la absorción, producir ciertas vitaminas, formar las heces y expulsarlas del cuerpo.
ANATOMIA DEL INTESTINO GRUESO
El intestino grueso de 1.5m de longitud y 6.5cm de diámetro, se extiende entre el íleon y el ano. Desde el punto de vista estructural, sus cuatro porciones principales son ciego, colon, recto, y conducto anal.
La comunicación del íleon está protegida por el pliegue de mucosa, el esfínter ileocecal, que permite el paso de materiales del intestino delgado al grueso. En el plano inferior a dicha válvula, cuelga el ciego, saco de unos 6cm de longitud que está cerrado en su extremo distal. El apéndice, tubo contorneado de unos 8cm de longitud, está unido al ciego.
El extremo abierto del ciego guarda continuidad con un largo conducto, el colon, que se divide en porciones ascendente, transversa, descendente y sigmoides. Las partes ascendentes y descendentes son retroperitoneales, no así la transversa y sigmoidea. El colon ascendente sigue trayecto superior en el lado derecho del abdomen, llega a la cara inferior del hígado y describe un giro abrupto a la izquierda, lo cual forma el ángulo hepático. Luego, continúa hacia el otro lado del abdomen con el nombre del colon transverso. Presenta una curva bajo el extremo inferior del bazo, en el lado izquierdo del abdomen, donde forma el ángulo esplénico, para luego seguir hacia abajo, hasta la altura de la cresta ilíaca, como colon descendente. El colon sigmoides se inicia cerca de la cresta ilíaca izquierda, se proyecta hacia la línea media y termina en el recto, poco más o menos a la altura de la vertebra S3.
El recto, que conforma los últimos 20 cm del tubo digestivo, está por delante del sacro y cóccix. Sus 2 a 3 cm terminales se denominan conducto anal. La mucosa de este tiene pliegues longitudinales, llamados columnas anales, que contiene una red de arterias y venas. La apertura del conducto exterior, el ano, presenta un esfínter interno de músculo liso (involuntario), y otro externo de músculo esquelético (voluntario). En condiciones normales, el ano está cerrado, salvo durante la eliminación de las heces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada